El uso de tarjetas como medio de pago es un gran paso para la adopción cripto

Muy pronto, pagar con criptomonedas probablemente se convertirá en una actividad común a medida que cada vez más empresas se lanzan a ofrecer tarjetas de crédito y débito cripto. La competencia en este nicho está aumentando, y no solo entre las empresas de criptomonedas. Las redes de pago tradicionales como Visa y Paypal se están preparando para ofrecer también pagos con Bitcoin (BTC).

Difícilmente exista un mejor ejemplo para la adopción generalizada de criptomonedas que tener una tarjeta de crédito cripto en el bolsillo. Una tarjeta cripto está diseñada para hacer que todo el proceso de gasto de sus activos digitales sea fluido. Además, le da un uso real a sus criptomonedas, en lugar de quedarse inactivas en una wallet.

En pocas palabras, si quisiera pagar con su Bitcoin, primero tendría que cambiarlo por dinero fiduciario. Ese proceso incurriría en tarifas de cambio y, en algunos casos, incluso tarifas de retiro. Un proveedor de tarjetas cripto se encarga de ese proceso por usted.

Las tarjetas de crédito y débito en criptomonedas han estado en el radar del mercado durante algún tiempo. Durante la euforia de oferta inicial de monedas (ICO, pos sus siglas en ingrlés) de 2017, varios proyectos como $MCO recibieron millones de dólares en fondos para lanzar sus tarjetas de débito cripto. Ahora, en 2020, tenemos varias empresas serias ya establecidas.

Los líderes de la industria ingresan al espacio de las tarjetas cripto

A principios de julio, Binance anunció la compra de Swipe, la startup de tarjetas Visa. Este movimiento es una declaración aparentemente ruidosa de intenciones de Binance de convertirse en más que un exchange de criptomonedas, y potencialmente puede traer millones de dólares en liquidez a la plataforma. Al comentar sobre el desarrollo, el CEO de Binance, Changpeng Zhao, dijo:

“Al proporcionar una forma tangible de realizar transacciones, convertir y gastar criptomonedas para el uso diario, estamos promoviendo nuestra misión de hacer que las criptomonedas sean más accesibles para las masas. Brindar a los usuarios la capacidad de convertir y gastar sus criptomonedas directamente con comerciantes de todo el mundo hacer que la experiencia cripto sea más fluida y aplicable”.

Coinbase, el exchange de criptomonedas con sede en Estados Unidos, fue la primera empresa cripto en convertirse en miembro principal de Visa. La compañía puso a prueba su programa de tarjetas en el Reino Unido en 2019 y está llegando lentamente a otros países. Zeeshan Feroz, CEO de Coinbase UK, escribió:

“Los clientes pueden usar su tarjeta en millones de ubicaciones en todo el mundo, realizando pagos a través de tarjetas sin contacto, chip y PIN, así como retiros de efectivo de los cajeros automáticos. Cuando los clientes usan su tarjeta Coinbase, convertimos instantáneamente cripto a moneda fiduciaria, como GBP, que se usa para completar la compra”.

Revolut está mostrando un enfoque diferente hacia las criptomonedas que las empresas mencionadas anteriormente. Si bien las empresas mencionadas anteriormente están ampliando sus ofertas, Revolut las ha reducido bastante.

Pero hay una trampa. A diferencia de las empresas anteriores, los usuarios de Revolut no son propietarios de sus criptomonedas. Al menos no en el mismo sentido que es común con las criptomonedas. Primero que nada, no hay  wallet ni claves privadas que manejar. Toda la criptografía en Revolut está en una especie de fondo común, y la propiedad se registra en el libro de contabilidad interno de Revolut.

Los usuarios no pueden enviar sus criptomonedas fuera de Revolut y, desde el último cambio en la política en junio de 2020, ni siquiera pueden pagar directamente con ella. En el lado positivo, Revolut otorgó a sus usuarios la propiedad legal de futuras compras de criptomonedas.

Fuente: Be in crypto

Comments (No)

Leave a Reply